lunes, 5 de diciembre de 2011

Propuesta neoliberal a la crisis del Estado Social



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La propuesta neoliberal a la crisis del Estado Social consiste en "adelgazar" el Estado Social a que se ha llegado en nuestros días y volver al inicial.

Neoliberalismo y Estado social

- Continuidad del Estado Social pero condicionado al principio de subsidiariedad


Es decir el Estado Social debe seguir existiendo como garante último del espacio vital efectivo pero condicionado por el principio de subsidiariedad, que consiste en que el Estado solo puede ocuparse de aquello que no haga o no pueda hacer la sociedad civil. Lo que ésta puede hacer no debe ser función del Estado. Al Estado corresponde establecer medidas correctoras de carácter necesario pero no sustituir a la sociedad ni entorpecer injustificadamente el dinamismo social. Esta es la corriente mayoritaria en países de nuestro entorno geográfico y cultural y debe admitirse que los Estados que han establecido esta medida correctora han tenido progresos espectaculares mientras que los que se resisten todavía a ella se han estancado.

- Encubrimiento de otras propuestas más radicales


Debe, no obstante, tenerse en cuenta que esta tendencia encubre a veces otras propuestas más radicales tendentes a abolir el Estado Social y restablecer un Estado Liberal de corte clásico con su correlato de radical individualismo y su creencia de que la igualdad real debe ser la consecuencia del esfuerzo de cada uno.

----------

- El Estado constitucional como Estado social


+ Constitucionalismo y superación del liberalismo económico

+ Caracteres del Estado Social (I) intervencionismo económico del Estado

+ Caracteres del Estado Social (II): encuadramiento del Estado de Derecho

+ Caracteres del Estado Social (III): democracia

+ Las crisis del petróleo

+ La crisis fiscal del Estado

+ La desmotivación social

+ Alternativa colectivista a la crisis del Estado social

+ Propuesta social-demócrata a la crisis del Estado social

----------

Fuente:
Introducción al Derecho Constitucional, José Luis García Ruiz. Página 199.