miércoles, 15 de febrero de 2012

Concepto formal de ley orgánica



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La ley orgánica posee, simultáneamente, un procedimiento específico de aprobación, requiriendo un concurso de voluntades más amplio del que se exige para la ley ordinaria.

Congreso de los Diputados y ley organica

- Procedimiento de aprobación de la ley orgánica: artículo 81.2 de la Constitución


El artículo 81.2 de la Constitución determina que “la aprobación, modificación o derogación exige mayoría absoluta del Congreso en una votación final sobre el conjunto del proyecto”. Se requiere, por tanto, una votación cualificada en el Congreso, cual es la mayoría absoluta, frente a la exigencia normal para aprobar un proyecto de ley de mera mayoría simple. Esta votación por mayoría absoluta debe efectuarse sobre el texto final del proyecto. De acuerdo con la regulación del Reglamento del Congreso, dicha votación se produce al finalizar su discusión en la Cámara y antes de su envío al Senado, y ha de repetirse nuevamente tras su paso por esta Cámara si en ella se ha producido modificación del texto remitido por el Congreso.

- Límites adicionales para con la ley orgánica


Hay algunos límites adicionales: dado que su tramitación parlamentaria ha de incluir necesariamente el paso por el Pleno de las Cámaras, está excluida la delegación de su aprobación en las Comisiones Legislativas Permanentes (artículo 75.3 de la Constitución); no pueden ser reguladas por Decretos Legislativos (artículo 82.1 de la Constitución) o por Decretos-leyes (artículo 86.1 de la Constitución); finalmente, las materias reservadas a la ley orgánica son materias excluidas de la iniciativa legislativa popular (artículo 87.3 de la Constitución). Por último, las materias propias de leyes orgánicas son, por su propia naturaleza, competencia legislativa del Estado, puesto que solo a éste pertenece dicho instrumento normativo por lo que no existen – no puede haberlas- leyes orgánicas autonómicas.

----------

Fuente:
El sistema Constitucional de fuentes del Derecho. José Luis García Ruiz, Emilia Girón Reguera.